fbpx
TOP

5 reflexiones gerontológicas a partir de “San Junípero” de Black Mirror Netflix

¡¡¡SPOILER ALERT!!!

Quizás prefieras ver el capítulo antes de seguir leyendo este artículo.

Luego no digas que no te lo advertimos ; )

 

En Pensar Sin Edad queremos hacer salir la reflexión gerontológica del despacho de los académicos, para llevarla a donde esté la gente común.

Con la excusa del lanzamiento de la primera película interactiva de la afamada serie de Netflix, Black Mirror, “Bandersnatch”, hoy presentamos un análisis crítico de uno de los mejores capítulos de esta serie.

 

“San Junípero”

 

Elegimos esta serie de Netflix porque nos ofrece inquietantes imágenes de lo que podríamos encontrarnos en los próximos 20 o 30 años y porque -a diferencia de otras propuestas audiovisuales futuristas- estas posibilidades de futuro parecen ser proyecciones coherentes de prácticas que ya están presentes en la actualidad. Esto es muy típico de las propuestas de Black Mirror.

Prácticas como, por ejemplo: el control de obesidad por parte de la salud pública, el cuidado y disciplinamiento del cuerpo, el alcance de las redes sociales en la vida privada de las personas, el uso de naves no tripuladas en conflictos bélicos, entre otras.

Es decir, distintas imágenes sobre hacia dónde podrían desencadenarse estos temas en el futuro.

En los primeros 15 minutos “San Junípero” parece ser la historia de amor de dos mujeres a finales de la década de los 80’, pero esta es simplemente la excusa para mostrarnos un complejo y revolucionario sistema de cuidados de final de la vida, que nos llevará a reflexionar acerca un particular tratamiento de la vejez y la dependencia funcional en un futuro.

En simple ¡San Junípero podría ser una opción a las residencias de larga estadía que hoy conocemos y a las concepciones tradicionales de vida después de la muerte!

 

Cómo es este lugar

 

“San Junípero” es un lugar virtual abierto que representa una ciudad costera, donde la única función de sus habitantes es vivir sus últimos años de vida y la post muerte, “pasándolo chancho”, como una oferta más atractiva que la que ya conocemos (los establecimientos de larga estadía), pero con un giro especial que debería alertar a los gero activistas anti viejistas: viviendo como joven, en una total negación de la vejez y la experiencia de envejecer y ser viejo.

En este artículo te ofrecemos 5 elementos que tu reflexión gerontológica no puede dejar pasar.

 

1. Un futuro donde la gerontología aplicada avanza de la mano de la tecnología

 

Los autores de Black Mirror están enterados que el envejecimiento de la población mundial seguirá avanzando, con especial énfasis en el “envejecimiento del envejecimiento” o el aumento de la población catalogada como de la “cuarta edad”, quienes son los que presentan una mayor prevalencia de discapacidad y dependencia.

Imaginan un futuro donde la ciencia del envejecimiento pasa a ser prioridad y avanza firmemente de la mano de las tecnologías.

Sólo entonces tiene sentido que un personaje de la historia insinúe que “San Junípero” nació como resultado de los avances alcanzados en el tratamiento no farmacológico de las demencias.

La ciencia había logrado crear un ambiente artificial pero realista donde se podrían recrear un escenario que evocara la apariencia de un segmento específico de la biografía del paciente, para así estimular con éxito su memoria.

Se da a entender que luego de haberlo desarrollado para esos fines, “San Junípero” terminó convirtiéndose derechamente en un espacio donde llegan todas las personas mayores y/o que están en proceso de muerte.

 

2. Un futuro donde la juventud se valora al extremo

 

“Una sociedad centrada en el trabajo y el consumo pone en valor a la juventud por sobre la vejez”, decía la directora de esta Revista Digital en su tesis de grado.

Desde la perspectiva de las personas que nos interesamos en las condiciones de vida de las personas mayores, es interesante observar con ojo crítico la imagen que nos ofrece Black Mirror respecto de cómo se podría envejecer en el futuro.

Es probable que los gerontólogos geroactivistas hoy en formación deban enfrentar movimientos que van a empujar hacia la búsqueda de una juventud eterna y la extirpación de la vejez como momento del ciclo vital.

El discurso político que se cuela de tanto en tanto a través de los medios de comunicación nos han demostrado que en la actualidad hay muchos políticos que ya hablan del “problema del envejecimiento”.

Algunos recordarán los polémicos dichos del Ministro de Finanzas japonés Taro Asoas, quien llamó a las personas mayores a morirse rápido para así aliviar los costos sociales y económicos del envejecimiento en su país en el 2013.

Si hoy en día nos cuesta tanto acusar públicamente el viejismo de estas posturas, ¿qué podemos esperar del posicionamiento ético de nuestra disciplina en un escenario como el que plantea Black Mirror en “San Junípero”?

 

Escaparse a un lugar donde puedes ser joven por siempre y en tu máximo esplendor

 

En el capítulo, los personajes se escapan como viejos de un mundo real pero insatisfactorio, donde están enfermos y recluidos en establecimientos de larga estadía y hospitales, con cero protagonismos sociales.

Huyen de la vejez, de la enfermedad e incluso del dolor, porque estos factores también están controlados por este sistema perfecto. Por el contrario, la vida de las personas mayores en “San Junípero” está centrada en el disfrute, el goce y el placer.

 

¿Por qué no era posible irse a “San Junípero” con un avatar “viejo”?

 

Nos parece perfectamente posible que una persona pudiera preferir irse viejo, sano y pasarlo estupendo.

Que no exista esta alternativa parece que refuerza la negación de la vejez como posibilidad deseable y la sobrevaloración de la juventud como el único estado en el que se puede llegar a ser feliz.

 

3.Un futuro donde todos desean evadir la experiencia de envejecer y ser viejo

 

Vale la pena preguntarse por qué existe tanto control para llegar a “San Junípero”. Hay que cumplir con ciertos requisitos, tiempos de prueba y tiempos máximos de estadía mientras estás vivo.

En el capítulo se manifiesta que este control sobre el uso y goce de este espacio, evita que todo el mundo decida cambiar su realidad por la ofrecida por este lugar tan estupendo.

Para los personajes de “San Junípero” es obvio que cualquier persona mayor preferiría mil veces encontrarse en esa ciudad costera que en su realidad, por eso sólo se puede estar allí por un máximo de 5 horas diarias.

Incluso las personas que están en estado “vegetal” no pueden pasar directamente a “San Junípero” (ya hablaremos sobre el tratamiento de la eutanasia en el capítulo).

El control no parece estar motivado por cuidar no sobrepasar una cierta capacidad de población, sino que simplemente parece haber una política cuyo objetivo es impedir la fuga masiva de personas hacia esta realidad virtual.

Es más, hacia el final del capítulo nos muestran las instalaciones de la empresa responsable de “San Junípero”: TCKR Systems.

Sí, porque con esto también se va a lucrar en el futuro.

Y luego nos muestran los servidores donde van implantados las conciencias de las personas que van muriendo y transitando a “San Junípero” como “fulltimers” o residentes de tiempo completo.

Entonces, da la impresión de que la capacidad de esta empresa podría llegar a ser ilimitada.

 

4. Un futuro donde la eutanasia es un derecho adquirido

 

Este capítulo da por hecha la existencia de la eutanasia y precisamente por ello no pone mucho foco en eso.

En cierto sentido, se quiere dar a entender que en el futuro esta práctica ya está naturalizada y sólo existen pequeños reductos conservadora que se siguen oponiendo pasivamente.

Entonces, si una persona no se encuentra viviendo de una forma que cumpla con sus parámetros de dignidad o de acuerdo con sus deseos, puede solicitar la muerte anticipada.

Y, si bien no se trata de una solicitud directa, porque intervienen otros actores -como la familia y el médico tratante- es un trámite bastante simple que, en el capítulo, se puede solicitar y ejecutar en un sólo día.

 

5. Un futuro donde la muerte no existe y somos libres de decidir ¿ser eternos?

 

Al ver el capítulo asistimos a un enfrentamiento camuflado entre las creencias religiosas o metafísicas que nos han acompañado durante casi toda la historia de la humanidad, respecto de lo que sucede con los seres humanos después de la muerte y estas otras explicaciones tecnológicas.

Aquí se asume que la conciencia humana es un conjunto de información y que perfectamente puede seguir fluyendo en servidores (computadores), los que vendrían a suplir el cerebro humano.

Entonces, es otra forma de entender la eternidad.

 

¿A cuántos pasos estamos de todo esto?

 

Black Mirror siempre te deja esa sensación de que quizás estamos más cerca de lo que pensamos de este futuro y que la propuesta no es tan fantasiosa.

Esa sensación de que en algún lugar del mundo ya hay alguien trabajando en un “San Junípero”.

Existen eufemismos para hablar de la muerte, más de lo mismo.

Se trata de una sociedad donde la muerte no existe tal como la conocemos, ya que allí hay opciones y no un final inexorable.

Distintos finales frente a los cuales las personas pueden elegir con cuál se quedan. Por eso en “San Junípero” no se habla de la muerte sino de un tránsito hacia algo que puede ser lo que la persona elija.

Por otro lado, este capítulo nos plantea que “San Junípero” es un sistema donde también está en tus manos “desconectarte” y darle término a la vida eterna, si en algún momento decides “descansar” y finalizar todo tipo de vida humana.

Finalizamos este artículo con una invitación a ver el capítulo.

Desde la perspectiva de los fanáticos de la serie, “San Junípero” es un capítulo “joya” ya que es el único que tiene un final feliz y además es el que más fielmente representa el sentir del creador de la serie según lo que ha expresado en variadas entrevistas en otros medios digitales.

Reitero que el ensalzamiento de la juventud por sobre la vejez es peligroso porque pone cimientos a la discriminación de las personas a causa de su edad avanzada.

En toda la serie está presente esta idea fundante.

No vemos muchos personajes viejos en Black Mirror. Es más, en otro capítulo de la cuarta temporada hay un personaje que informa que la escasa presencia de las personas mayores en la vida social, se debe a que los viejos están TODOS en “San Junípero”

Socióloga Universidad de Valparaíso. Especialista en envejecimiento y personas adultas mayores.

Comentarios (2)

  • Avatar

    Ernesto Mancilla

    Wow! Me parece un gran artículo en verdad, como futuro Gerontólogo me pone mucho en que pensar, vi el capítulo antes de leer la nota y en verdad concuerdo con todo, y sinceramente la remota idea de que alguien esté trabajando con esto, asusta un poco en lo personal. Excelente trabajo.

    reply
    • Javiera Sanhueza

      Muchas gracias Ernesto por tu comentario. Nos encanta que te guste nuestro contenido. Saludos!!!
      Javiera

      reply

Publicar un comentario

Cart Item Removed. Undo
  • No products in the cart.