TOP

Superando las angustias navideñas con la ayuda de las abuelas creativas: ¡estamos todos invitados!

A más de alguna, mirando las agujas del reloj, le entra en el cuerpo una sensación de desespero por lo lento o rápido que pasa el tiempo, de hecho, creo que varias estarán de acuerdo que esto suele sentirse aún peor cuando observamos las hojas del calendario y de sopetón se nos aparece el mes de diciembre, sinónimo para algunas de angustias, irritabilidad, alteraciones del sueño… y otros síntomas que pueden manifestarse durante las fiestas de fin de año.

Para un número importante de personas es tiempo de reflexión. Nos encontramos con nostalgias por las lejanías y a veces con angustias por sentir que no se ha cumplido durante el año con las expectativas impuestas por nuestra sociedad consumidora y exitista.

Todo esto puede terminar en un cuadro de depresión por cúmulo de estrés y aceleramiento físico y emocional.

Yo digo “¡basta de temores y quejas!”Nosotras las abuelas somos ese maravilloso eslabón que tiene el poder de unir a las familias, manteniendo vivas las tradiciones navideñas que nos enseñados nuestras abuelas, madres, suegras y tías. 

Las abuelas del siglo 21 somos portadoras del nexo que activa la felicidad de muchos hogares, donde estará presente el amor de Navidad, en comunión con los seres queridos.

Celebrar Navidad es vivir los valores asociados a esta fecha: generosidad, humildad, gratitud, paz, reconciliación, amor y esperanza. Se trata de una celebración que -por decreto de amor- debe ser de alegría y unión para todos, sin distinción de ningún tipo: equitativa y transversal.

Hablaremos ahora de la simbología presente en esta festividad, para ir entrando en ambiente: 

 

1. La fecha:

 

No hay respaldo alguno que permita aseverar que las fechas de celebración sean las reales. Lo cierto es que se unificaron para agrupar a las iglesias católica, anglicana, ortodoxa rumana y algunas protestantes en torno de una conmemoración en común, que debería ser celebrada al mismo tiempo.

El 24 de diciembre es noche buena, víspera de nacimientos del niño Jesús. Noche de reunión familiar donde todos disfrutan y comparten las delicias preparadas en conjunto.
Por otro lado, el 25 de diciembre es la celebración de natividad o nacimiento del niño Jesús o niño Dios. Día en el que, en algunos países, les son entregados regalos a los pequeños niños como una forma de celebrar el nacimiento triunfal.

En sus inicios, el intercambio no era de regalos, sino de cosechas, donde los campesinos compartían lo obtenido con los miembros de la comunidad.

 

2. El árbol de navidad:

 

Es un pino perenne que en Europa se adornaba con velas y alimentos que se dejaban al intemperie para que todo aquel que pasara y que le faltara alimento, pudiera tomarlo de él.

Es símbolo de generosidad, amor, esperanza y bonanza frente a los duros invierno que tenían que sufrir los más necesitados.

 

3. El pesebre:

 

Es donde está reunida la sagrada familia y está compuesta por la Virgen María San José junto al recién nacido niño Jesús. Acompañan los animales, entre ellos el gallo y la estrella de Belén que indica el lugar donde está el pesebre.
La recreación del nacimiento de Jesús en Belén fue creada por San Francisco (fundador de la Congregación Franciscana) en 1223 en una gruta ubicada en Italia. Se acogió como un símbolo importante de Navidad porque simboliza la unión familiar, la humildad y la paz que representa la llegada de un recién nacido.

La familia es preciado don, que debemos regocijar con amor.

 

4. La misa del gallo:

 

Misa a la que asisten las comunidades en la tarde noche del 24 de diciembre.

El gallo, con su canto de media noche, anuncia la llegada de un nuevo día y la Navidad.

En algunos hogares es la oportunidad para dejar los regalos.

 

5. Los tres reyes magos:

 

Son enviados del antiguo oriente, guiados por la Estrella de Belén, para saludar al recién nacido, llegando hasta el lugar señalado el día 6 de enero en lo que se conoce como pascua de reyes.

Los reyes magos son Melchor, Gaspar y Baltazar y entregan sus presentes consistentes en oro, mirra e incienso.

Por esta razón, en algunos países, el 6 de enero es la fecha en la que se entregan los regalos a los seres queridos, emulando la ceremonia de los reyes magos.

 

6. El “viejito pascuero”:

 

Con el tiempo, los reyes magos serán reemplazados por el “viejito pascuero”, quien hace la entrega de los regalos en la fecha elegida por las familias, según sus tradiciones.
Es conocido con diversos nombres: viejito pascuero, santa claus, papá noel, San Nicolás… 

Sobre este último, cuenta la historia, que era el hijo de una familia acaudalada cuyos padres deseaban que se ordenara sacerdote por su impresionante espíritu generoso, llegando a ser -de hecho- Obispo de Turquía. 

Repartía obsequios a los niños necesitados, ponían monedas de oro en los calcetines que estos dejaban colgando de las ventanas… y por todo esto también se convirtió en símbolo de entregar regalos.
Su vestimenta rojo y blanco era gruesa y abrigadora porque, según la leyenda, debía viajar desde el polo norte en un trineo tirado por venados para poder celebrar la Navidad con todo el mundo al rededor del planeta.

Es la imagen oficial de la Navidad importada de Europa, que para ellos tiene mucho sentido porque en esta fechas se encuentran en la estación más fría del año.

 

Mi mensaje navideño

 

Que estas fiestas de fin de año que no solo representen el término del año, sino más bien el apogeo de los afectos en todas sus formas. Una fecha para recibir muestras de amor con gratitud y humildad y a su vez demostrar preocupación por los que nos rodean.

 

Una fecha para acercarnos a los que están lejos

 

Acercarnos con un gran saludo de alegría a quienes -por diversa razones- no hemos visitado o no les hemos hablado durante un buen tiempo. Es el tiempo de perdonar, reconciliarse de corazón con abrazos de perdón sincero y amor sin condiciones. Serán regalos que perduraran y quedarán gravados por siempre en nuestro corazón y en nuestra memoria.

Compartir con las personas queridas y amigos cercanos, ver sus necesidades y las nuestras. Ser solidarios y ofrecer de corazón nuestro presente, ya sea a través de una invitación a celebrar juntos estas tan hermosas fiestas o un presente que simbolice afecto, alegría y amor. En suma, creando vínculos emocionales auténticos y no de compromiso protocolar.

En estas fechas tan especiales, nada produce más emoción que reunirse en la mesa familiar con dos o más generaciones. Nosotras no debemos dejar pasar esta linda oportunidad para ser co-protagonistas de las más bellas y esperadas celebraciones como es la Navidad: nacimiento de lo nuevo, de la esperanza, de todo lo bueno, puro y sin mancha.

 

Una fecha para echar a volar nuestra imaginación y creatividad

 

Pequeñas acciones o presentes será el mejor regalo que podemos ofrecer a nuestros seres queridos, en complicidad con los más pequeños, que son las estrellas de estas celebraciones.
Hay tantas cosas que preparar para esta maravillosa fiesta de amor, que todos los integrantes de la familia podrían desempeñar un rol entretenido en ella: decoración, alimentación, recepción de invitados… en fin, una gran jornada de trabajo familiar colmada de alegría.
Debemos demostrar que hacer una Navidad entretenida en gran medida depende de la imaginación, y que los más importantes son los regalos que demuestran elaboración propia y no los comprados. Puede ser una tarjeta, un cupcake, unas mandarinas confitadas o incluso un globo con un mensaje en el interior, galletitas navideñas artesanales… es solo echar a volar la imaginación. Hacer paquetes de regalos para algún conocido o familia que lo necesite, participar en servir la cena familiar o llevando la cena a alguna familia que no la tiene, regalar un show para la noche en familia…

 

Una fecha para transmitir tradiciones a los más pequeños

 

Junto con ellos, los niños, los protagonistas, pondremos en marcha todas las tradiciones heredadas, como la fabricación de pan de pascua y galletas de jengibre con la receta de la bisabuela. La preparación de la cena, con un postre hechos por ellos… motivándolos para que hagan creativos regalos y/o tarjetas elaboradas manualmente o apoyados con las tecnologías que tan bien manejan.

Compartiendo nuestros conocimientos e historias, recordando las tradiciones navideñas familiares con los más pequeños, incentivándolos con los cuentos de nuestras añoradas navidades como niños y las experiencias de sus propios padres con el “viejito pascuero”Saber cuál es la Navidad que más recuerdan y por qué, contarles que eran celebraciones donde participaban todos y que en casi todos los hogares las reuniones eran “achoclonadas” , con todas las edades y generaciones presentes.

En fin, hacer una celebración movilizada por lo artesanal y no por lo estático y frío asociado al consumo y los lujos. Es tiempo de reflexiones positivas que darán un profundo regocijo a nuestra vida interior espiritual e inmensa alegría a los demás.

Es nuestro aporte de “abuelas chochas”. Al relatar nuestras historias y experiencias de navidades vividas en familias, sin tanto consumismo circundante, pero sí con mucho amor y alegría de compartir y disfrutar con imaginación y creatividad. Nosotras, les aseguro, que quedaremos sin estrés en estas navidades y con las pilas súper cargadas para todo el año que viene, de tantos abrazos dados y recibidos

 

Una fecha para decir “NO” al consumismo

 

Todos corren, todos trabajan y la abuela orienta esta organización, transmitiendo todas las tradiciones de la familia de una generación a otra, para que todos juntos continuemos con los ritos.

Enseñar a los niños que las fiestas de fin de año, en especial la Navidad, no son sinónimo de maratónicas carreras de compras y visitas agotadoras a los malls, en busca del regalos-compromiso. Por el contrario, enseñar que son celebraciones de alegría y relajo para todos y no de estrés y angustia.

Predicar con el ejemplo haciendo ver la importancia de los afectos y que existen emociones que no son parte de “lo desechable”. Estas se alimentan de la riqueza interior que cada uno de nosotros llevamos dentro. Los sentimientos son los que quedan y no se olvidan.

 

Palabras finales

 

Con mucho cariño espero que este artículo les haga sentido y ojalá nos comenten con sus recuerdos de mágicas navidades. Que los aromas, imágenes y momentos, nos evoquen emociones, sentimientos, recuerdos de aquellas fiestas familiares inolvidables y espero que siempre las podamos replicar, dejando nuestro sello familiar. La invitación de Navidad está hecha.

He tenido la oportunidad durante mi vida desarrollar muchas carreras: relaciones públicas, terapia de reiki y estudios de orientación personal. También cumplir muchos roles, unos más exitoso que otros, pero todos han ayudado a escribir la historia de mi vida. Actualmente cumplo mi rol de esposa, madre, nuera, jornalera, estudiante y cuidadora. Algo muy importante es tener nuestro nicho donde desarrollarnos. Esto de ser bloguera es una oportunidad que se me presento a través de Javiera, ella en su gran mundo cyber ha sido una ayuda en mi educación tecnológica.

Comentarios (1)

  • Atlantida Figueroa

    Atlantida Figueroa

    Querida amiga Rosita Soto 🌹 que bueno que nos recuerdes que estas fechas son motivo de celebraciones de paz y amor, de compartir en familia 👪 y no un corre, corre por comprar 🛒 regalos que debilitan nuestro bolsillo. Espero que en tu vida y a los tuyos reine la prosperidad, salud y que el recordatorio del nacimiento de Jesús les traiga muchas bendiciones.
    Feliz 😊 navidad.
    💝🎄🎇🌞

    reply

Publicar un comentario

Cart Item Removed. Undo
  • No products in the cart.